Alberto Fujimori es condenado a 25 años de cárcel

@ 07 . abril . 2009

Alberto Fujimori en juicio

El ex presidente de Perú, Alberto Fujimori es condenado a 25 años de cárcel por 4 cargos de violación a los derechos humanos, considerados crímenes contra la humanidad por el tribunal, según el fallo leído hoy martes en Lima, el cual señaló de inmediato que apelará.

El tribunal señaló que Fujimori, de 70 años, permanecerá 25 años en cárcel (de los cuales ya ha cumplido 2) que finalizan el 10 de febrero del 2032, y que además tendrá que pagar indemnización a 29 agraviados por un valor total de $90.000 dólares.

Video del Juicio a Fujimori

Luego de año y medio de proceso judicial, la Sala Especial que preside el vocal, César San Martín, declaró culpable al ex presidente Alberto Fujimori por la violación de Derechos Humanos de la Cantuta y Barrios Altos.

2º parte del vídeo:

Se ve la declaración de que los 4 cargos estan probados de cualquier duda y se da la sentencia condenatoria de 25 años a Fujimori.
__
Via El País

DanielSemperAutor: Daniel Semper, fanático de la tecnología y sus usos sociales, cinéfilo geek, al menos veo una película por semana, innovador en Front-End y activo lector de comics. En mis tiempos libres soy ingeniero y estudio una maestría en Sidney en la universidad de UTS. Me puedes contactar en: twitter, Google Plus.
e-mail: hola @ danielsemper.com

Noticias Similares

  • tiago

    asi pase 100 en la carcel, este homicida no podra devolver los estudiantes asesinados a sus familias. Ahora en latinoamerica todos aquellos q quieran darsela de mano dura tendran q pensarla muy bien, por q parece q la justicia llega siempre.

  • winston

    CRONICAS DE UN ESTUDIANTE UNIVERSITARIO AÑOS 80

    Mi nombre no importa, de hecho muchos nombres quedaron en el olvido solo se recuerda el nombre de aquellos asesinos mártires que murieron en su ley de perros, porque el que a hierro mata a hierro muere, recordados por los derechos humanos.
    Ojala, y si alguien simplemente recordara los derechos humanos de aquellas personas que murieron en el atentado de Tarata en 1992 donde murieron 25 personas y hubo 155 heridos, el atentado del local de acción popular en 1983, cuantos más que pudiera enumerar y no me alcanzaría la vida misma, pero que ahora con la maravillosa internet solo se tiene que buscar que mas fechorías hicieron estos miserables. Solo son los que se conocen por los periodistas que muchos de los cuales hicieron su simple trabajo en Lima, muy cómodos, porque los que se arriesgaron a ir mas al fondo de la investigación están muertos y olvidados, y algunos que lograron salvar la vida fueron callados por amenazas a sus vidas y la de sus seres queridos. Este País de m…s que sientan sus culos en los sillones del congreso, para criticar y no hacer nada por su país y se atreven a jurar por Dios y por la plata claro, y qué decir de los miserable de los jueces que condenaron al Señor Fujimori, dicen que hicieron su trabajo semejante trabajo, por eso El ex presidente disolvió el congreso e hizo renovaciones en el poder judicial porque son de la misma calaña, con su banderita peruana en el cuello, se creen lo mejor del país por que condenaron a un ex presidente e hicieron Historia en el país, quisiera saber dónde estaban los malditos cuando los senderistas entraban a los pueblos en Ayacucho y se llevaban a los adolescentes mataban a sus padres y dejaban a los bebes casi muertos a golpes, yo los atendía en Huancayo cuando estudiaba en la Universidad a donde fui buscando mi futuro.
    Todos los días moría la gente, con su letrero “muere por traidor” o “muere por soplón”, no hubo periodista que hablase de ello, los cultos estaban en Lima dando grandes opiniones de lo que piensan, nada saben carajo solo lo que rodea su culo. Pues como ya dije los grandes están muertos asesinados por Sendero; la muerte rondaba en todos los rincones, a cada sitio en donde andaba, Sendero entraba a la Universidad en grupos acorralando a los estudiantes, que estábamos en clases, y nos centraban en el medio del patio en simultaneo en todos los patios de la Universidad, y desgraciados hablaban no se qué tontería que ni escuchaba porque me orinaba de miedo, y me robaban la propina que me había dado mi padre, claro no me lo sacaban del bolsillo , lo llamaban colaboración, pero quien no iba darles , cuando los veías mismo ladrones encapuchados cobardes para no verles la cara, y se iban con nuestro dinero, cinco años pasamos en esa situación gracias a Diosito el grande que muchos sobrevivimos, somos el orgullo de nuestros padres y de nuestros hijos, somos exitosos y grandes profesionales.
    Pero yo estoy seguro que cuando Fujimori fue elegido milagrosamente presidente lo recordaran sentado en su pequeño tractor dando vueltas haciendo propaganda para la presidencia, Dios lo hizo ganador por que era aquel que necesitaba para deshacerse de la escoria humana y escucho las oraciones de muchos que gritaban auxilio por los valles de Ayacucho, en las profundas laderas de la selva, en las fronteras donde no había acceso militar, nadie los escuchó solo Dios, quien puede imaginar siquiera lo que se vivió en esas profundidades, nadie.
    En mis clases de Medicina legal practicaba en la morgue central de Huancayo como puedo borrar la imagen de mi mente, de gente regada en el piso, porque no había espacio, gente asesinada a tiros, recuerdo que aprendí mucho, pero más recuerdo a esa pobre gente con lo tiros de bala en su cabeza o con la cabeza aplastada totalmente ¿qué les harían?, solo Dios sabe, a veces maniatados de pies y manos, molidos a golpes, ciudadanos con el dibujo en su pecho de la hoz y el martillo con su propia sangre, en la universidad siempre se corría la voz que alguien apareció muerto en las zonas internas de la universidad donde nadie se atrevía a ir cerca del río.
    Un día salí de mi casa, rumbo a la universidad cuando me disponía a bajar del carro, un muchacho delante mío se detuvo por buen momento, no entendí lo que pasaba, pero el muchacho no sabía si bajar o meterse más al carro, decidió bajar corriendo y otros dos lo persiguieron le dispararon sin piedad, sin decirle nada, ni a nadie y muy sueltos se fueron caminando si ningún temor, ¿de dónde sacan las agallas para matar de esa forma? Que importa… el diablo que se los lleve, será peor que lo que hicieron ese día. Seguramente una madre, un padre o un hijo lloró mucho ese día y su llanto llego al cielo, como de muchos otros ¿unos cuantos miles nada mas?¡ No… señores del jurado!.
    Estos senderistas se adueñaban de la universidad, en los comedores populares se paraban en la mesa para hablar por horas, ni iban a clase, turnándose de cansancio de tanto hablar, gracias a Dios mi mente siempre fue a “palabras necias oídos sordos”.
    Cuando los militares se adueñaron de la universidad nos convocaron por salones para rechazarlos, algunos estábamos felices quizá ahora ya no haya más muerte pensamos y así fue, aunque algunos pagaron con sangre el quedarse allí. Muchachitos jóvenes que entraban al servicio militar obligatorio sorprendidos en redadas o algunos que se metían porque no tenían plata ni para comer, por lo menos tenían comida, nos pedían identificación universitaria para entrar al campus, recuerdo que algunos de ellos fueron asesinados a vista de todo el mundo, ni siquiera se cubrían la cara los asesinos, en varias ocasiones los enfrentaron pero igual la poca experiencia que tenían, casi nada, ocasionaba su muerte, entonces entraron a vivir en el campus como 50 soldados y se adueñaron del comedor, iniciándose el fin de estos malditos terroristas, por aquel entonces sabíamos que casi la mayoría de estudiantes de la facultad de educación estaban dirigiendo sendero luminoso guiados por el loco Abimael Guzman el presidente de la escoria humana. ¿Quién podría negar que la Cantuta no fuera el foco de Sendero?
    El Señor Fujimori tuvo las agallas de enfrentar a estos malditos terroristas, y Dios lo ayudó dándole sabiduría para lograrlo, ¿donde están las agallas del Señor Alan García luego de las matanzas de los militares recientemente?, entre sus pantalones escondidos orinándose de miedo por los señores del jurado más que miedo a Sendero. País de m… quien nos defenderá ahora de estos malditos terroristas.
    Yo como siempre me cubriré la cara pues aquí solo Dios tiene la última palabra, esto no ha terminado señoras y señores del Poder Judicial, como yo somos muchos que pensamos igual,
    ” El que juzga en la tierra es doblemente juzgado en el cielo. Y el que mata en la tierra y siembra el terror cosechara lo mismo pero en el infierno, y eso me colma de tranquilidad.”