La educación en Finlandia [1ra parte]

Fecha: 31 / enero / 2008

Este es un reportaje narrado por un reportero español de XL Semanal, quien viajó a Finlandia para pasar 24 horas viendo como era la vida de un estudiante de 15 años en una escuela pública de Finlandia. El mismo pudo notar las diferencias entre la educación de Finlandia con la de España, puesto que también tiene un hijo de 15 años.

Reportaje de Carlos Manuel Sánchez

Les presento a Saili Sipila. Tiene 15 años. Vive con sus padres y sus dos hermanos en Espoo, una ciudad de 360.000 habitantes a las afueras de Helsinki. He volado 4.000 kilómetros para conocerlo. ¿Por qué? Por dos razones: porque soy periodista y porque tengo un hijo de la misma edad. Como periodista, quiero saber por qué Saili, un adolescente normalito de Finlandia terminará la Secundaria con excelentes notas, hablando inglés a la perfección y leyendo un libro por semana. Lo típico para un finlandés. Como padre, quiero saber si es inevitable que mi hijo, Manuel, un adolescente normalito de España, acabe sus estudios obligatorios aprobando por los pelos, chapurreando cuatro palabras en inglés y sin el menor interés por la lectura. Lo típico para un español.

Repaso los datos de un examen trianual que mide las capacidades de los alumnos de 15 años de 57 países en ciencias, matemáticas y lectura. Participaron 375.000 estudiantes. Veamos las notas. Ciencias: Finlandia, 1ª, 563 puntos. España, 31ª, 488 puntos. Matemáticas: Finlandia, 2ª, 548 puntos, a sólo uno de China Taipei. España, 31ª, 480, a cuatro de la media de los países desarrollados. Segundo insuficiente. Lectura: Finlandia, 2ª (547), por detrás de Corea del Sur. España, 35ª (461), protagoniza además el peor descenso en comprensión lectora de los países de la OCDE (485) desde el último informe. Nuestros hijos no entienden lo que leen. A la cuarta línea de cualquier texto se pierden. Muy deficiente.

Niña de Finlandia leyendo un libro

Llego a la casa y converso con los Sipilä mientras desayunamos. Seppo, el padre, es teólogo y se gana la vida traduciendo la Biblia. Domina una docena de idiomas, entre ellos arameo, copto y árabe clásico. Leena, la madre, es enfermera y trabaja en un hospital. Espoo es la segunda ciudad de Finlandia en habitantes y la de mayor porcentaje de población universitaria en un país donde el 34 por ciento de los adultos tiene estudios superiores. No hay apenas delincuencia. Nuestros hijos pueden pasear de noche con tranquilidad, explica el padre.

Estudiantes de Finlandia caminan en la nieve

Las ocho menos cuarto. Hora de ponerse los zapatos y salir camino de las respectivas ocupaciones. Saili coge el bus urbano (no hay autobuses escolares). El billete lo subvenciona el municipio. Por ley, ningún alumno puede vivir a más de cinco kilómetros de la escuela. Podría ir caminando, un paseo de veinte minutos, pero llovizna aguanieve y no le apetece. Saili tiene moto y bicicleta, como la mayoría de sus compañeros, pero sólo unos pocos desafían al frío en esta época.

Colegio de Finlandia

En la entrada no se ve a decenas de estudiantes apagando el primer cigarrillo de la mañana, como en los institutos españoles. Ni una colilla ni una hoja ni una pintada. Aquí no se ensucia ni la nieve.En el interior, la limpieza resalta aún más. No hay garabatos en los pupitres ni en los aseos. Todo parece recién estrenado.

Saarnilaakson es una escuela pública, como el 97 por ciento de los centros finlandeses, a diferencia de España, donde el 35 por ciento son privados. Por supuesto, es gratuita. Pero el equipamiento es el de un colegio caro en nuestro país. Las aulas disponen de un televisor con pantalla gigante de plasma, acuario de 200 litros con pececitos de colores, cocina con fregadero, medios audiovisuales, aire acondicionado, muchas plantas. Hay un ordenador por cada dos alumnos. Una docena de máquinas de coser en la clase de costura, aparatos de soldar, herramientas de carpintería, esquíes. Un gimnasio cubierto, un auditorio para las clases de teatro y un comedor con autoservicio. Todo en perfecto estado de revista. Los libros de texto son gratis (¡cómo duelen los 200 euros que tengo que desembolsar cada Septiembre!), el material escolar es gratis, la comida es gratis. No parece demasiado apetitosa y los estudiantes reniegan, pero la comen. Al Ayuntamiento le cuesta 65 céntimos cada menú: un plato caliente, leche y fruta.

Kari Kajalainen, profesor de matemáticas, me explica que si un niño quiere estudiar, puede llegar a ser médico o juez o ingeniero, lo que se proponga, si se esfuerza, aunque su familia sea pobre, pongo cara de incredulidad.

La educación de cada finlandés le cuesta 200.000 euros al Estado, desde que entra en la guardería hasta que sale de la universidad con su título. Es el dinero mejor empleado de nuestros impuestos. Indica el profesor de Matemáticas

La profesora, Paivi Ketola, me cuenta que los universitarios sólo han de pagar los libros y la comida (2.50 euros en la cafetería de la facultad). El Estado los ayuda a emanciparse con subvenciones para alquilar una vivienda y una paga. Todo el sistema está montado para que los finlandeses se acostumbren a ser autónomos desde bien pequeñitos y se vayan a vivir por su cuenta a los 18 años.

Proseguir con la Segunda Parte.

DanielSemperAutor: Daniel Semper, fanático de la tecnología y sus usos sociales, cinéfilo geek, al menos veo una película por semana, innovador en Front-End y activo lector de comics. En mis tiempos libres soy ingeniero y estudio una maestría en Sidney en la universidad de UTS. Me puedes contactar en: twitter, Google Plus.
e-mail: hola @ danielsemper.com

Noticias Similares

Anterior y Siguiente Post

Comentarios con Facebook

Comentarios con Disqus

  • J. Ricardo Zuna

    Ese sistema educativo que posee Finlandia es todo un sueño, que privilegiados son los que logran obtener educación en ese país.

    Saludos, Masaco
    http://www.twittbo.com

  • singevolant

    Lo que me encantó fué la mentalidad de las personas:

    “La educación de cada finlandés le cuesta 200.000 euros al Estado[...]Es el dinero mejor empleado de nuestros impuestos. Indica el profesor de Matemáticas”

    Y aquí los papás esperan que los maestros eduquen a sus hijos, y los maestros sólo se preocupan por problemas sindicales…Con algunas excepciones claro está, pero el panorama general es un tanto deprimente

  • Gerarde

    Esa educación es de ensueño :enamorar: , no pueden estar en mejores condiciones alla en finlandia, todo como nuevo, aprendiendo bastante y además gratis :dinero: , es sorprendente :O , y son independientes desde los 18 años, yo mañana cumplo los 18 (*) , jiji, :jajaja: , espero llegar a ser independiente por lo menos llegue a los 20 :D , gracias y deseenme feliz cumpleños. :fiesta:

  • dalith de jesus hernandez

    h0ola
    pzzz
    y0o
    s0oy
    la
    amiga
    de
    ejrh.
    de
    la
    secundaria
    diopnisio zavala almendarez
    3″C”
    te kiero0 elma!!!!:)
    esta interesante este articulo !!!!

    !!!!!!!gracias!!!!!!!

  • Rubén Solinger Martínez

    Q bueno q se den estas facilidades en Finlandia, deveria de existir un convenio mundial pare q toda esta extención educacional mejore en todas partes del planeta, yo vivo en San Luis Potosi Mexico y el nivel educacional de mediana calidad es caro y no se tiene una consiencia en general de lo q se puede llegar hacer con la educación.

  • Mel

    ¿2.50€ el menú de la universidad? En la universidad finlandesa en la que tuve la suerte de estudiar por un año solo costaba 1.50€ y era bien completo. En España si cuesta menos de 4€ desconfía…

  • LOURDES

    hola a todos soy de peru,bien la informacion de pais Finlandia es impoetante ya en otros paises no tienen esa idea
    deberia ser primordial a todos los niños de cada pais en instruir una enseñanza de calidad profesores preparados de acuerdo al nivel educativo. gracias lourdes cardich baldeon

  • Silvia

    Me gustaria que nuestra sociedad se una en méxico para exigir al gobierno que sea ala educación donde destinen mas recursos economicos. y tengan nuestros hijos una educación de calidad es como podemos cambiar nuestro pais.es increible la diferencia entre una escuela particular y una publica.